Home About Us Order Contact Us Affiliates Newsletter
 
 
 

 

Misceláneos de Depresión

 

 

 

 

cHILENOS DEPRIMIDOS,

LA CRISIS DEL ALMA DE UN PUEBLO


En Chile cada año las entidades del sistema privado de salud (Isapres) entregan 114.260 licencias médicas por depresión, lo que convierte a esta enfermedad en la primera causa de ausentismo laboral por trastornos mentales.

La depresión viene del latín depressus, que significa derribado y la pueden padecer hombres y mujeres sin importar su condición social ni el tipo de trabajo que tengan.

En Chile las licencias médicas extendidas a mujeres (18,4%) triplican a las de los hombres (5,1%). La psiquiatra Rosemarie Fritsch en un reportaje difundido por CNN Chile (10.03.09) señaló que esto se explica porque “las mujeres tenemos más propensión a padecer de este trastorno cuando sufrimos de alteraciones en nuestros ciclos hormonales, lo que normalmente se da en tres etapas de nuestra vida: en la adolescencia, con la llegada de la menarquia; después del post parto, y con la vecindad de la menopausia”.

En el país sudamericano una de cada tres personas sufre algún trastorno psiquiátrico, siendo la depresión, angustia y ataques de pánico, las enfermedades más comunes en adultos de entre 30 y 50 años.
El entorno en el que hoy vive este país es mucho mas violento, mentalmente hablando, que el de hace dos décadas, y eso hace que muchas patologías mentales se desaten, según se desprende de diversos informes sobre la salud mental de los chilenos, emanados de la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía de Chile.

Las cifras que entregó al referido programa de CNN el siquiatra Raúl Riquelme, Presidente de la Sociedad Chilena de Salud Mental, asustan a cualquiera. Un 35% de la población presenta y/o ha tenido un desorden mental. Todo un récord en la región, que acerca a Chile a la realidad de los países desarrollados, con altos índices en este tema, pero quienes tienen una estructura de salud y hospitalaria para albergar estas enfermedades, que los chilenos no comparten.

Las cifras muestran que el “alma” de la sociedad chilena está en crisis. El 20% de la población tiene algún tipo de depresión y apenas el 5% de los afectados trata su problema.
Existen además otros desórdenes, asociados al estilo de vida de los chilenos, como los trastornos ansiosos: ansiedad generalizada, crisis de pánico y somatizaciones, que alcanzan al 24% de la población. A esto se suma un mal nacional, “el Alcoholismo”, junto o separado del consumo de drogas duras como la cocaína, otras blandas como la marihuana, y la proliferación del hábito de auto-medicarse, que genera adictos a los psicotrópicos / estupefacientes.
Muchos problemas mentales, como depresión o ansiedad, se ocultan tras esas adicciones, que en todos los casos provocan verdaderas tormentas emocionales, sociales, económicas y morales en las personas y sus familias. Es necesario, urgente,sanar la raiz de este mal que subyace en el alma de las personas.

Uno de los dramas de este escenario, es la gran cantidad de niños, jóvenes, adultos jóvenes y mayores, que están en la calle sufriendo depresión, u otro trastorno mental no medicados o sub tratados. Así la violencia y el suicidio son un oscuro sello del que las noticias dan cuenta regularmente en Chile, mostrando entonces la urgencia de acciones que como las de este sitio web (www.SINDEPRESION.cl), alienten la esperanza y búsqueda de soluciones.