Home About Us Order Contact Us Affiliates Newsletter
 
 
 

 

Espiritualidad y Depresión

 

CLAVES PARA SANAR

LA DEPRESION

 

La iglesia católica posee un acervo de conocimiento sobre el hecho humano de gran valor para la comprensión y búsqueda de solución eficaz al desorden que padecen quienes viven en Depresión. Ya en Noviembre del año 2003, bajo el impulso de SS el Venerable Papa Juan Pablo II, tuvo lugar en Roma una Conferencia Internacional de expertos en el tema que identificó la urgencia de atender a esta “auténtica epidemia” de nuestro tiempo.

Psiquiatras, Sociólogos, Médicos, Comunicadores y muchos otros profesionales, junto a miembros de la iglesia, cardenales, obispos y consagrados concluyeron en tres ejes que www.SINDEPRESION.cl hace hoy suyos en la tarea de testimoniar un camino para vivir sin depresión:

1. Vivir la fe en Jesucristo es la mejor medicina para la depresión:

“La casa construida en la roca, dice Jesús, resiste a las lluvias, a las tempestades, a los vientos – y podemos añadir, incluso a los terremotos – mientras aquella construida sobre arena se desploma al más leve movimiento”. Como antídoto a la depresión en algunos y como curación en otros, esta parábola subraya la importancia del dar a nuestras vidas espirituales una fe sólida y un fuerte fundamento de esperanza.(*)

2. La misericordia y la caridad promueven un círculo virtuoso contra la depresión:

La pastoral a favor de las personas deprimidas hoy es un “must”: debe entrar en toda casa, parroquia, comunidad, diócesis y en la sociedad en general(...) Ella requiere que los agentes de pastoral sean escuchas pacientes y compasivos, y que perseveren con amor en su determinación de ayudar a un hermano o a una hermana deprimidaEsto dependerá mucho de la fuerza espiritual y moral de los agentes de pastoral y de su capacidad de infundir esperanza y confianza en la persona que asisten.(*)

3. La integración suma efectividad para lograr la salud plena de la persona:

La terapia espiritual debe ir de mano con otros tratamientoS. (...) en tandem con otros tratamientos disponibles, como medicinas, terapias, counselling y apoyo moral (...) Es fundamental desarrollar el papel de promoción de una óptica complementaria en las disciplinas psiquiátricas a través de una atención focalizada hacia el mundo de las aptitudes, de los valores, de las convicciones que subyacen al ser del individuo en el propio mundo de relación con el ambiente.(*)

Fuente: (*): La Depresión, Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud, 2004, Editorial Palabra, Madrid.